Un sabio dijo: no tengas miedo de perder a quien no se siente afortunado de tenerte.

Pregúntate primero, si haces que todos los días de esa persona sean especial, si le haces sentir especial,
si los detalles no se quedan en un lo pensé.
Si tu forma de estar no se confunde con el; estoy aquí, no me ves; y no, no te veo, aunque se que estás.
Hazte ver, que estes tanto que me saques un; hazte para allá, pero no muy lejos.

Pregúntate cómo se cura un corazón que ha llorado tanto por ser como es,
libre, malentendido, un poco parco, y exagerado a la vez.
Si en la mañana no dejas que la rutina ahogue un; buen día amor, o que estes bien.
Porque sabes, no pretendo que me entiendas, pero tampoco que no lo intentes
como las tantas veces que me he dicho; es que quizás también su corazón está agujerado,
y me sello la boca con alguno de tus besos para saberlos en su máxima expresión
y así tal vez entender tu manera de no estar aún estando.

Así que pregúntate antes de citar esa frase, si tus ganas de enamorarme van de la mano con tus hechos,
o solo lo resumes con un te quiero y una carita con besos.
Porque si es así, entonces yo soy quien no debe tener miedo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s