Mis Historias son Contigo Vida

Es que te quiero entender, créeme, pero te pones tan complicada como yo.
Y como no serlo si me has hecho como un roble con las raíces a flor de piel
deshojando las neuronas por no lograr al menos tocar tu porqué y ni el mío
que no deben ser tan diferentes
¿Somos una, o no?

Mis historias son contigo vida, que me desgastas alentándome las alas
y luego las olvidas, en no sé dónde, y me las recuerdas como si no te importara
que ya mi vuelo había perdido altura y era más fácil caminar en tierra de vidrios rotos
que en tu alegre melena de verdes llantos con mis pies descalzos.

Que azares de ironías que te traes bajo las mangas y se las sueltas al viento
porque te defiendo con uñas y dientes y tú me colocas en el borde
de mis dudas, de mis miedos, de mis ganas de no encontrarte en la mañana
y de ese tan instantáneo arrepentimiento. Pero ahí estás, sosteniéndome.

Dale, ven e intenta explicarme por 13,860 veces que no estás en contra mía
que es todo lo contrario, que me gritas y yo no soy capaz de conectarme contigo
Que soy yo quien aún no te encuentra, ni a ti, ni a tu sentido.
¿Pero qué sentido debe tener una vida de caída al pozo de pasos vacíos?

Que vida la nuestra vida, tú que me das en el aire todo cuanto quiero
y yo que me asomo a coger cantazos por puras inseguridades.
Que le hago, así me materializaste cuando el alma te pedía un poco más de tiempo.
Y estoy segura de eso por el frío que me esbarata la alegría cuando apenas la siento.

Mis historias son contigo vida, que me encuentras y te doy la espalda
porque me da vértigo mirarte a la cara y que me respondas las bofetadas
que te di cada vez que abrías la boca y me soltabas tus verdades,
pero es que me dabas muy duro en el fondo de mis comodidades.

Y así seguimos, yo con la apetencia de soltar el ancla de mis pies
que no me deja avanzar hacia la intriga que me aprieta en las tripas de alcanzarte
pero es que eres tan hermosa y tan bruja a la vez que me sonsaca el miedo
a no montarme en los patines, lanzarme calle abajo y sentir el aire fresco.

Vida, que historia la nuestra que me das tu vida y yo te boicoteo.

Advertisements